Publicidad
juegos-gratuitos-volk-games
Publicidad

abril 9 de 2021
Por: Volk Games Noticias

Cultura Gamer

¿Por qué gastamos dinero en juegos gratuitos?

Estamos viviendo en un momento excelente para la industria de los videojuegos, las ganancias han alcanzado y superado las de otras grandes industrias. Sin embargo, todavía hay cosas que no terminamos de entender. ¿Por qué estamos dispuestos a gastar nuestro dinero en productos que en teoría deberían ser gratuitos? ¿Cómo es que ciertos juegos que no nos cobran por su acceso amasan cantidades millonarias de dinero?

¿Cómo llegamos hasta aquí?

Pasamos de gastar pequeñas monedas en títulos tipo arcade, a ver personas que llegan a gastar cientos de dólares en juegos que son “gratuitos”. Si bien hemos estado acostumbrados a pagar para jugar por varios años, todavía hay a quienes les resulta extraño pagar por juegos de la misma manera en que lo harían por un servicio. El primer free-to-play de la historia fue publicado en 1999, se trataba de un multijugador llamado QuizQuiz, producido por Nexon. En 1997 Achaea, Dreams of Divine Lands fue el primer juego que permitía intercambiar bienes virtuales por dinero, lo que vino después ya es historia.

Parte de este cambio en la manera de monetizar con videojuegos se lo debemos al internet, y a la manera en la que cambió el cómo consumimos. Con el paso del tiempo nos acostumbramos a pagar por cosas que no podemos tocar, así como a obtenerlas inmediatamente. Los juegos gratuitos tienen una ventaja evidente frente al resto: accesibilidad. Al ser capaces de congregar un número más elevado de usuarios, también son capaces de retener muchos más.

Por otro lado, se ha demostrado que es un modelo de negocio más lucrativo, pues un mismo jugador puede llegar a generar ingresos por muchos años.

¿Cómo se meten los free-to-play en nuestra billetera?

Cuando nos enfrentamos a la decisión de gastar o no algo de dinero en artículos del juego, muchas veces no estamos conscientes ni siquiera del precio que pagamos, pues están casi siempre representados en una moneda ficticia, como los Pavos de Fortnite.

Les puede interesar: Desafíos de la semana en Fortnite Temporada 6

Varios estudios han probado que es mucho menos doloroso gastar nuestro dinero cuando no estamos viéndolo abandonar nuestro bolsillo físicamente, por lo que tenderemos a dejar ir cantidades de dinero más grandes y de una manera más rápida con métodos de pago diferentes al dinero en efectivo. Por ejemplo, con tarjetas de crédito. Los desarrolladores de nuestros juegos favoritos no ignoran esta situación, sino que la usan a su favor añadiendo los métodos de pago automáticos que ya tenemos guardados, permitiéndonos hacer compras en segundos.

Si ustedes son de aquellos que se han gastado más de lo que debían en este tipo de entretenimiento, no se preocupen, Volkers, estamos diseñados para caer. Para empezar, el hecho de poder probar casi por completo la experiencia nos engancha, sin mencionar que cada partida ganada o logro desbloqueado genera una secreción de dopamina en nuestro cerebro, es decir, una sensación agradable y de felicidad. Lo más probable es que nuestro cerebro quiera seguir experimentando estas sensaciones placenteras. Se estima que, tras un determinado período de tiempo adentrados en el juego ocurre un fenómeno conocido como the pinch, o el pellizco, que consiste en que el juego se volverá más difícil progresivamente, a menos de que paguemos para atravesar los inconvenientes de manera más eficaz.

fortnite tienda

¿Cuánto dinero generan los juegos gratuitos?

Como les contamos anteriormente, muchos de los juegos más populares y exitosos del momento entran en la categoría de free-to-play. Un gran ejemplo de esto es Fortnite, el multi-jugador de Epic Games, que para mayo de 2020 contaba con 350 millones de cuentas registradas y que, de acuerdo con SuperData, generó ingresos que superaron los mil millones de dólares en el mismo año. ¿De dónde salen estas ganancias? Como la mayoría de juegos gratuitos, Fortnite usa las micro-transacciones dentro del juego para generar dichos ingresos. Los jugadores pueden comprar skins, emotes, y su battle pass por el que los jugadores pagan aproximadamente 950 paVos, cerca de COP 30.000, dentro de la tienda oficial del juego. De este último provienen la mayoría de las ganancias.

Otro título digno de ser mencionado es Roblox, de Roblox Corporation, que produjo $920 millones, de acuerdo con Business of Apps, en 2020. Esto principalmente a través de mejoras para los personajes, publicidad y regalías. Dentro de la tienda, un emote puede llegar a costar 750 robux, que podemos comprar por $9.99 o un poco más de COP 30.000. La misma empresa declaró que en ese año, el famoso juego Candy Crush Saga de Activision Blizzard, recaudó $1.19 mil millones. La mayoría de las ganancias vienen de los paquetes de vidas que podemos conseguir a cambio de nuestros lingotes.

¿Vale la pena la invertir en juegos gratuitos?

Con todas las opiniones que rodean el tema de si es o no ético, o de si es o no mejor que los juegos ahora vengan con el sistema freemium o si es un abuso para los jugadores, hemos perdido la perspectiva de lo que es realmente importante: disfrutar los juegos. Existen jugadores que se autodenominan ballenas con mucho orgullo, pues encuentran mucho valor en apoyar a los creadores a seguir mejorando su producto cada vez más, si lo vemos así, estaríamos invirtiendo en lo que amamos.

Otro perfecto ejemplo de esto es lo que ocurre con el torneo anual del multi-jugador online: Dota 2. El torneo se llama The International y es muy famoso por dar enormes cantidades de dinero como premio a sus ganadores. Este dinero proviene en su mayoría del 25% de las ventas anuales de un battle pass que los jugadores pueden adquirir dentro del juego. En 2019, la cantidad rompió récords, ascendiendo a $34 millones. La principal motivación de la mayoría para adquirir esta mejora es apoyar al torneo y la industria en general. Así que el asunto termina siendo muy ambiguo, mientras unos caen en la manipulación del sistema, otros pagan con todo gusto, y otros, juegan completamente gratis.

 

Ahora es su turno, Volkers. ¿Ustedes invierten en juegos gratuitos? ¿Han generado ganancias revendiendo bienes digitales? Déjennos su opinión sobre este nuevo sistema de monetizar los juegos. ¡Nos interesa saber su opinión! Los leemos en Instagram, Twitter y Facebook.

Publicidad
Publicidad
Publicidad